CAUSA GLOBAL/ ESPECÍFICA (GLOBAL/SPECIFIC CAUSE)

Para poder explicar estos conceptos es necesario hacer referencia a la teoría de la atribución. Ésta supone una alternativa dentro del modelo cognitivo. Esta teoría alude a las explicaciones de lenguaje ordinario que generan los individuos cuando tienen que dar cuenta de su propia conducta y de sus experiencias o de la conducta y las experiencias de otros. En otras palabras, se preocupa por los juicios causales que los individuos utilizan para explicar eventos que les ocurren a ellos mismos o a los demás. Por lo general, las atribuciones causales son respuestas a las preguntas “¿por qué?” (por ejemplo: “¿por qué suspendí?, porque no he estudiado suficiente”; o bien “porque las preguntas eran muy difíciles”). Por lo tanto, los pensamientos, las cogniciones, son el eje central de esta investigación.

En primer lugar, la teoría de la atribución afirma que existe una tendencia general en todas las personas a realizar explicaciones causales y que es todavía mayor cuando los acontecimientos son anómalos, inesperados o incongruentes con nuestros esquemas. En segundo lugar, estudia las diferencias entre las atribuciones que hacemos para explicar nuestras propias acciones –atribuciones situacionales y las que realizamos para explicar las de los demás –atribuciones disposicionales–. Atribuimos las experiencias desagradables a factores del entorno, incluimos en ese entorno a “los otros” y así centramos nuestras atribuciones en ciertas disposiciones internas estables. Ante cada experiencia anómala o desagradable, el individuo busca explicaciones y tiende a atribuirlas a factores externos al propio sujeto, especialmente a la conducta de los otros. A su vez, esta conducta tiende a atribuirse a disposiciones internas en los demás que, en general, son hostiles hacia el sujeto. Por otra parte, los factores como la habilidad, el esfuerzo, la dificultad y la suerte se contemplan como importantes en la determinación del éxito futuro. Por ejemplo, cuando una persona triunfa en la ejecución final, lo atribuye a su habilidad y es probable que afronte nuevas situaciones de realización en el futuro.

 

To be able to explain these concepts is necessary refer to the theory of the attribution. This one supposes an alternative inside the cognitive model. This theory alludes to the explanations of ordinary language that the individuals generate when they have to realize of his(her,your) own(proper) conduct and of his(her,your) experiences or of the conduct and the experiences of others. In other words, it(he,she) worries for the causal judgments(reasons) that the individuals use to explain events that happen to them or. In general, the causal attributions are answers to the questions ” why? ” (For example: ” why did I suspend?, because I have not studied sufficiently “; or ” because the questions were very difficult “). Therefore, the thoughts, the cognitions, are the central axis of this investigation.

First, the theory of the attribution affirms that a general trend exists in all the persons to realize causal explanations and that it (he,she) is still major when the events are anomalous, unexpected or incongruous with our schemes. Secondly, he (she) studies the differences between the attributions that we do to explain our own(proper) actions(shares) – situational attributions and that we realize to explain them of the others – attributions disposicionales-. We attribute unpleasant experiences to environmental factors; we include in that environment “others” as we focus our powers on certain internal provision stable. Before any abnormal or unpleasant experience, the individual seeks explanations and tends to attribute it to factors outside the subject itself, especially in the conduct of others. In turn, this behavior tends to be attributed to internal arrangements in the others that are generally hostile towards the subject. Moreover, factors like skill, effort, difficulty and luck are seen as important in determining future success. For example, when a person succeeds in the final implementation, attributes her ability and is likely to face new situations in the future realization.

Referencia: Guallar, A. (1997). La atribución: Teoría, Investigación y Evaluación. Valencia. NAUllibres

 

 

Caso Práctico:

Un atleta que no ganó un premio en una competición y atribuye su “fracaso” a que no se ha concentrado lo suficiente, percibe esta causa como específica de esa prueba, o puede decir “me pasa siempre”, “no puedo concentrarme”, “no he ganado ninguna carrera”. Esta afirmación se podría decir que tiene un carácter global puesto que la causa que atribuye al fracaso la traslada a otras facetas y aspectos de su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s